Junio 18, 2021

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me
Documento sin título
 
Super User

Super User

Escucha la mejor programacion de "Radio Voz Amazonica" en linea y por internet, disfruta de lo mejor de la radio, que se trasmite desde la Capital de la Biodiversidad del Perú para todo el mundo.

Redacción: Voz Amazónica

14 Diciembre2020

Los datos se han revelado según los resultados recibidos durante la tercera fase de los ensayos clínicos del fármaco.

La eficacia de la vacuna rusa contra el covid-19 Sputnik V es del 91,4%, según los resultados obtenidos durante la tercera fase de los ensayos clínicos del fármaco, han anunciado este 14 de diciembre el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). El análisis de datos se efectuó en el punto de control final después de 21 días desde el momento en que los voluntarios recibieron el primer componente de la vacuna.

La eficacia se calculó sobre la base de datos de 22.714 voluntarios que recibieron la primera y la segunda inyección de la vacuna Sputnik V o un placebo, de los cuales 78 resultaron enfermos: 62 en el grupo al que se le suministró el placebo y 16 en el que recibió la vacuna.

Al mismo tiempo, los resultados de la tercera fase de los ensayos clínicos han mostrado que la eficacia de la vacuna Sputnik V contra los casos graves de covid-19 es del 100%. "Entre los casos confirmados de infección por coronavirus, en el grupo de placebo se registraron 20 casos graves, mientras que no se registraron casos graves en el grupo que recibió la vacuna", afirman desde el RDFI y centro Gamaleya.

Tercera fase de ensayos

Hasta la fecha, en el marco de la tercera fase de los ensayos han sido vacunados más de 26.000 voluntarios y ninguno ha presentado reacciones adversas. El monitoreo de la condición de los voluntarios continuará durante al menos seis meses después de que recibieron la primera dosis de la vacuna.

"La tercera fase de los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V se están llevando a cabo de acuerdo con las mejores normas y prácticas internacionales. En el curso de los ensayos clínicos, la seguridad de la vacuna se monitorea constantemente, la información es analizada por un comité de monitoreo de datos independiente con la participación de científicos líderes", precisan desde el centro Gamaleya y el RDIF.

Tomado  de RT

 

 

 

 

 

 

Cecilia González

RT

19 Octubre 2020

El pueblo boliviano, al final, no estaba cansado del Movimiento al Socialismo, como muchos nos quisieron hacer creer durante un año.

Las elecciones de ayer confirmaron que el MAS es una fuerza política sólida y duradera que logró imponerse en el poder otra vez a fuerza de votos. Que es, sobre todo, el partido con mayor respaldo popular en un país que tuvo que padecer una dictadura que fue apoyada por organismos internacionales, gobiernos, políticos, intelectuales y medios de comunicación a los que no les importó avalar un golpe de Estado. Hoy, son los grandes perdedores.

"No vuelven más", les vaticinaban sus enemigos al derrocado presidente Evo Morales, al candidato presidencial Luis Arce, al candidato a vicepresidente David Choquehuanca, a todo el MAS. En realidad, era solo una expresión de deseo porque, al igual que pasó con los peronistas en Argentina, el masismo volvió y ganó en primera vuelta.

Así lo anticipan los resultados de dos sondeos a boca de urna que se dieron a conocer en la madrugada de una jornada electoral que fue contrastante. Durante el día, la gente votó en paz, en tranquilidad. Pero apenas cerraron las casillas comenzó la incertidumbre por el inexplicable retraso de los resultados oficiales.

Las horas de tensión se acumularon. Millones de bolivianos y parte de la comunidad internacional esperaban en vilo alguna tendencia, algún dato. Pasada la medianoche, la empresa Ciesmori por fin fue autorizada a publicar los resultados del boca de urna que ya tenía desde hacía horas. Y anunció que Arce se imponía con el 52,4 % de los votos, frente al 31,5 % de Carlos Mesa. Ni siquiera habría necesidad de ballotage. Al poco rato, la plataforma 'Tu voto cuenta' confirmó las tendencias con datos similares: 53 % para el MAS y 30,8 % para Comunidad Ciudadana.

Los datos son tan categóricos que ni siquiera la presidenta de facto Jeanine Áñez se animó a contradecirlos. Hasta salió a reconocer muy rápido la victoria de Arce. El resultado representa una derrota para esta política de ultraderecha que el 12 de noviembre del año pasado se autoproclamó como presidenta interina. "Gracias a Dios, la Biblia vuelve a Palacio", celebró entonces, rodeada de militares.

Desde entonces, Áñez hizo de todo para evitar el regreso del MAS. Era su obsesión. A través de discursos de odio, persiguió y reprimió a sus líderes, militantes y simpatizantes; se postuló a la Presidencia con la esperanza de permanecer en el poder, pero tuvo que renunciar ante el nulo apoyo popular a su candidatura; postergó lo más posible las elecciones e impulsó una unidad opositora al masismo que jamás prosperó.

Ahora, acompañada de su Biblia, tendrá que salir de una casa de Gobierno que de nuevo, como dicta la Constitución, será ocupada por un presidente democráticamente electo en un estado laico. Pero todavía tendrá que rendir cuentas por las masacres de Sacaba y Senkata en las que, ya bajo su gobierno, fueron asesinadas 22 personas. Las víctimas merecen justicia.

Otros perdedores

A pesar de que los datos oficiales avanzan con lentitud, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ya avaló la victoria del MAS. Hasta felicitó a Arce y a Choquehuanca en un mensaje que le valió inmediatas respuestas de repudio.

La reacción era predecible dado el decisivo y deplorable papel que la OEA jugó en la crisis que estalló el año pasado y que sumió a Bolivia en una dictadura. Su animadversión contra Morales fue evidente. Acusó un fraude que no pudo probar y la validez de sus informes fueron puestos en duda por estudios independientes.

Almagro llegó al extremo de recibir en Washington a Luis Fernando Camacho, uno de los principales impulsores de la violenta destitución de Morales, y de reconocer "su compromiso con la democracia boliviana". Su supuesta imparcialidad era inexistente.

En Bolivia, el principal derrotado es Carlos Mesa, el periodista, escritor y expresidente considerado "centrista", ya que no adhería a las posiciones de extrema derecha de la mayoría de los enemigos más radicalizados del MAS. Mesa  aspiraba a sumar los votos necesarios para disputar una segunda vuelta contra Arce en la que, confiaba, se convertiría en presidente. No pudo ser.

Otro es Salvador Romero, presidente del Tribunal Supremo Electoral, quien había prometido tendencias y datos rápidos, pero horas antes de la apertura de las urnas anunció la suspensión del nuevo sistema de Difusión de Resultados Preliminares. Al final, el retraso en el conteo de votos se prolongó tanto que minó la confianza y credibilidad en el organismo.

En el plano internacional, el relato que justificó el golpe en Bolivia con el pretexto de que el expresidente había cometido un fraude (que nunca se demostró) también fue amparado y difundido por influyentes medios regionales que apostaron y anticiparon una derrota de Arce que no ocurrió, que aseguraron que la izquierda boliviana estaba terminada, que la sociedad no la quería de vuelta. Otra vez, el gran problema de confundir deseos con análisis de la realidad.

Todavía en vísperas de las elecciones vaticinaban el fracaso del MAS. Hoy, se esfuerzan en minimizar o distorsionar la información sobre los resultados electorales.

Algo similar les pasó a los gobiernos de la región que ni se inmutaron ante el socavamiento de la democracia boliviana, en particular el brasileño Jair Bolsonaro, que celebró la caída del MAS y se convirtió en el mejor amigo de la presidenta de facto, y el argentino Mauricio Macri, que en la recta final de su gestión minimizó el peligro que entraña cualquier dictadura. Jamás condenaron siquiera las violaciones a los derechos humanos que se documentaron en Bolivia.

Los ganadores

La elección representa el regreso victorioso del MAS, una fuerza política que ha ganado todos los comicios desde 2005. Posiciona a Arce como el nuevo jefe de Estado que deberá reencauzar al país luego de un año de dictadura, en medio de la crisis por la pandemia y con una polarización política latente. Habrá que esperar los resultados finales para conocer la reconfiguración del Congreso.

Los resultados implican, también, la reivindicación de Evo Morales, el presidente que durante sus 13 años de gobierno logró los mayores avances sociales y económicos de la historia de Bolivia, el que quiso permanecer en el poder y terminó derrocado y refugiado primero en México y luego en Argentina, desde donde coordinó la estrategia de la vuelta del MAS por la vía democrática. El mismo al que se le impidió postularse para el Senado. Su futuro, el papel que desempeñará bajo la presidencia de Arce, todavía es una incógnita.  

A nivel regional, Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, la dupla progresista latinoamericana que ha forjado una inédita alianza, ganan por haber condenado desde el principio la dictadura en Bolivia, por haber recibido y apoyado a Morales. El presidente argentino ahora estará menos solo en una Sudamérica copada por gobiernos de derecha o ultraderecha y la siempre cuestionada Venezuela.

Pero el verdadero y más importante ganador de este histórico episodio es el pueblo boliviano, que por fin recupera una democracia que jamás debió haber sido interrumpida.

 

Redacción: Voz Amazónica

18 octubre 2020

El Banco Mundial (BM) revisó en baja sus perspectivas sobre el efecto de la pandemia y advirtió que hasta 115 millones de personas pueden caer en la pobreza extrema en 2020 por la crisis inducida por la covid-19.

ANUNCIOS

Por primera vez en 20 años aumentará la pobreza extrema en el mundo, según advirtió el Banco Mundial, por la crisis inducida por la covid-19. En mayo, apenas unos meses después del inicio del confinamiento en varios países, los economistas ya pronosticaban que podría haber 60 millones de nuevos pobres. Pero para agosto la previsión ya subía a 100 millones.

De confirmarse la tendencia, para el año que viene, 121 millones de personas habrán caído en la miseria, es decir que sobrevivirán con menos de 1,9 dólares al día, sin o con escaso acceso, a servicios públicos como electricidad, calefacción o salud.

El avance de la pandemia empeora la catástrofe económica, según advierten los expertos del Banco Mundial que pronostica para este año la mayor caída del PIB mundial en 80 años, una contracción económica global de un 5,2%

El director del organismo con sede en Washington indicó además que la crisis va a aumentar la inequidades en el mundo. Según la proyección del Banco Mundial, la pobreza extrema afectará a cada vez más habitantes de zonas urbanas en el mundo, una novedad ya que tradicionalmente la miseria afectaba más a las zonas rurales.

El Sur de Asia será la zona más afectada seguida de Africa subsahariana con casi 57 millones de personas empujadas a la miseria, en el peor escenario, seguida del África subsahariana con 40 millones.

En la perspectiva más adversa, en Latinoamérica, una región donde viven más de 650 millones de personas, la tasa de pobreza extrema pasaría de 3,9% en 2017 a 4,4% a final de este año y alcanzaría a un total 28,6 millones de personas.

Esto implica, si se confirma la previsión, que la crisis habría empujado a la pobreza extrema a 4,7 millones de latinoamericanos en 2020.

En los días previos a la pandemia, los expertos del Banco con sede en Washington vaticinaban que la tasa de pobreza en la región iba a bajar a 3,7%.

Según la investigación, los recortes de ingresos durante la pandemia se han trasladado rápidamente a recortes en el consumo.

"En siete países de Latinoamérica y el Caribe, 40% o más de la población reportó que se quedó sin alimentos durante el confinamiento", indicaron los economistas.

En el caso de que se confirme el peor pronóstico para 2021, el nivel de penuria subiría hasta alcanzar al 4,5% de los latinoamericanos, es decir un total de 29,1 millones de personas estarían en la pobreza extrema.

"La magnitud de este efecto todavía es altamente incierta, pero está claro que la pandemia va a llevar al primer incremento en la pobreza global desde 1998", indicaron los economistas.

Los expertos del Banco Mundial advirtieron que los niveles de pobreza van a ser más altos que en 1997, ya que "el incremento de la pobreza es mayor en términos absolutos pero también en términos relativos".

Con AFP.

Por Karen Méndez Loffredo

Publicado en Sputnik

En España se celebra el 12 de octubre como el Día Nacional o el Día de la Hispanidad. Pero en el otro lado del Atlántico esta fecha tiene un significado diametralmente opuesto: es un día de conmemoración, dolor y resistencia porque marcó el inicio de siglos de despojo y saqueos.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano resumía el proceso de colonización de América Latina así:

"Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: 'cierren los ojos y recen'. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia".

Se calcula que desde que el 12 de octubre de 1492, cuando Cristóbal Colón llegó a América, creyendo que había llegado a las Indias, aproximadamente 56 millones de indígenas murieron.

Desde esa fecha hasta un siglo después, entre un 75% y un 80% de la población indígena que existía en el momento, perdió la vida. Una parte murió masacrada, otros debido a tratos crueles y otros más debido a enfermedades importadas desde Europa para las que los pueblos originarios no tenían inmunidad.

Algunos autores también han estimado que con las toneladas de oro y plata que se llevaron de América Latina "se pudo construir un puente desde Potosí a España, también se pudo construir un puente de huesos con los miles de millones de nuestros abuelos que murieron en las minas", como lo recordó y denunció en 2007 el entonces canciller boliviano, David Choquehuanca.

A 528 años de la conquista de América aún es mucha la polémica que genera este episodio de la historia, que algunos científicos sociales no han dudado en denunciar como uno de los mayores etnocidios que haya vivido la humanidad.

Sputnik conversa sobre este tema con el antropólogo húngaro-venezolano, Esteban Emilio Mosonyi, Premio Nacional de Cultura de Venezuela en 1999 y uno de los más reconocidos investigadores en el área de la lingüística indígena latinoamericana; con Ronny Velásquez, antropólogo hondureño-venezolano, cuyas investigaciones han tenido amplio reconocimiento internacional; y con el periodista mexicano del diario La Jornada, Luis Hernández Navarro, especializado en temas indígenas y latinoamericanos.

—¿El 12 de octubre hay algo que celebrar?

—Esteban Emilio Mosonyi: Conmemorar sí porque se introdujo, para bien o para mal, un cambio objetivo en la historia que, de alguna manera, hay que saber entender e interpretar, por eso que conmemorar sí. Ahora, celebrar, no. Celebrar sería si solamente algo positivo o algo bueno hubiera dejado, donde nadie sufrió, donde solo fue un ganar y ganar, pero esto no fue precisamente lo que pasó.

—Luis Hernández Navarro: No hay nada que celebrar. Es una fecha para conmemorar lo que fue simultáneamente un proceso de colonización, un proceso de aniquilamiento de los pueblos indígenas, pero también de su resistencia. Lo que acaban de decir los zapatistas con mucha claridad es que no nos conquistaron, la resistencia sigue. Creo que para América Latina ese es el sentido profundo de esta fecha.

—Ronny Velásquez: No hay nada que celebrar. Por eso en Venezuela en el año 2002 se aprobó llamar ese día como el Día de la Resistencia Indígena. No hay nada que celebrar porque fue un dolor, un desespero lo que vivieron nuestros pueblos. A nuestros indígenas los agarraron de esclavos, los metían a las minas a trabajar, sin importar si se morían, si se ahogaban en el mar sacando perlas, como ocurrió en la isla de Cubagua en Venezuela, no les importaba que se murieran en los socavones mientras sacaban el oro o la plata del Potosí en Bolivia.

—¿Cómo se ve desde América Latina la celebración del 12 de octubre que todos los años se hace en España?

—Luis Hernández Navarro: Es la imagen de una fiesta a la que no estamos invitados. Muestra que España, como reino, sigue pensando que América Latina es su colonia y que tienen derecho para intervenir de cualquier manera, como lo hemos visto en sus intervenciones empresariales, diplomáticas en distintos países. Mantienen viva la mentalidad colonial. Recordemos que ese proceso fue realmente un genocidio. La viruela causó estragos frente a las poblaciones indígenas, se destruyeron religiones, culturas, formas de ver el mundo, lenguas. La colonización fue un proceso del cual nadie se debería sentir orgulloso. Si se reivindica eso, debería ser el motivo para sentirse culpable. Es seguir manteniendo viva esa relación colonial que justifica las barbaridades que se han venido cometiendo.

—Hasta hace poco también en América Latina se celebraba el 12 de octubre como el Día de la Raza, como luego se demostró que no existían razas, entonces se cambió al "Día del encuentro entre los dos mundos". ¿Fue un encuentro?

 Pudo haberlo sido en el caso de que los europeos hubiesen llegado con buenos propósitos, sin esclavizar, sin explotar, sin matar, sin obligar a cambiar de religión, de ideología, etc. Si hubieran llegado en esa tónica perfectamente habría sido la visita de un continente a otro, así como un equipo de fútbol visita a otro equipo. Pudo haber sido, pero lamentablemente fue todo lo contrario, y condujo a una cifra absolutamente elevada de muertes humanas y la supresión, la desnaturalización de muchas culturas y civilizaciones que estaban en pleno apogeo, en plena configuración en nuestro continente. Lamentablemente eso no pudo seguir pasando porque se impusieron otras ideas, otra manera de vivir.

—Y ¿qué pasó a partir del 12 de octubre de 1492?

—Esteban Emilio Mosonyi: Lamentablemente, la conquista europea, incluyendo la española y otras, como la inglesa y la holandesa, condujo a una desaparición prematura, a una transformación excesiva de una cantidad de poblaciones que tenían sus culturas propias, su manera de entender el mundo, de organizar sus vidas. Entonces eso colapsó por la extrema violencia, también multiplicada por las enfermedades. Fueron demasiadas cosas juntas. No solamente desaparecieron imperios latinoamericanos como el incaico, el maya, el azteca, sino también sociedades como los pueblos caribes, arahuacos, los pueblos del amazonas. Lamentablemente ahí colapsaron muchas sociedades, murió mucha gente, hubo mucha crueldad.

—Luis Hernández Navarro: En el caso de los pueblos indígenas, lo que sufrieron fue la destrucción de su cultura, de su identidad y fue el inicio de un largo proceso de resistencia y de reconstrucción de ellos como pueblos, que es lo que hemos visto de manera muy vital en los últimos 30 años en América Latina.

—Ronny Velásquez: La conquista lo que trajo a este continente fue muerte, dolor, lágrimas, desesperanza. Además, los españoles que vinieron fueron personas non gratas para los pueblos indígenas, pero al principio, y está demostrado, los indígenas con sus mitologías, concepciones y cosmovisión religiosa consideraron a los españoles como los dioses que venían, pero pronto se dieron cuenta que no podían ser dioses si eran tan sanguinarios. Los españoles lo que veían en los indígenas era el oro colgado en sus cuellos, en sus orejas, muñecas, tobillos, porque para ellos el oro significaba las lágrimas del sol, era la representación simbólica del sol, y la plata, que también la utilizaban en países como México y Bolivia, la consideraban como las lágrimas de la luna. Pero ¿qué ocurrió? Que los españoles lo que hicieron fue despojarlos de sus riquezas, de todo, hasta el nombre le cambiaron a nuestro continente, que era llamado por los pueblos indígenas Abya Yala y que significa continente en expansión, le pusieron América por Américo Vespucio, el cosmógrafo italiano que vino en el segundo viaje de Colón. Yo no acuso a Colón porque él no fue el que hizo la destrucción total, pero abrió el camino.

—¿Qué ganó España con la conquista?

—Esteban Emilio Mosonyi: La verdad es que el pueblo español, como tal, ganó muy poco porque, lamentablemente, todo eso se quedó en manos de unas élites, de los reyes, de la gran nobleza, ni siquiera la burguesía española. El pueblo español, como tal, ganó muy poco.

—¿Y los indígenas qué ganaron? Porque algunos en España han asegurado que no todo fue tan malo porque la conquista trajo la civilización para los pueblos originarios.

—Ronny Velásquez: No trajeron ninguna civilización. Eso fue una gran mentira. Aquí había una gente más preparada y educada que los que vinieron. Aquí vino gente ignorante. Pizarro, el que conquistó Perú, era un analfabeto, que no escribía y firmaba con un dedo de la mano porque no sabía ni leer ni escribir y se encontró con Atahualpa y lo sentenció a la hoguera. ¿Qué civilización le pudieron dar a los pueblos indígenas? Ninguna. Ellos pensaban que los indígenas eran tan brutos que necesitaban que los educaran y ¿cómo los educaban? A través de la religión. Ese es un acicate muy duro, se les imponía la cruz o la espada y ese fue el sistema de colonización de los españoles con los indígenas de este continente: o aceptan la Biblia o la espada, o te meto en la horca o te quemo.

—Esteban Emilio Mosonyi: En América Latina ha habido al menos cinco, seis, siete procesos civilizatorios que más bien fueron frustrados, porque fueron desviados completamente de sus propios valores por la imposición de otras ideas, de otra ideología, de una economía distinta y en general, prácticamente, introduciendo un pensamiento único. Entonces, lejos de civilizar a los indígenas, les suprimieron, les quitaron las civilizaciones que ya tenían.

—En 2019, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió a la Corona española y al Vaticano que pidieran perdón por los crímenes cometidos durante la conquista. ¿Hay que pedir perdón?

—Esteban Emilio Mosonyi: En este particular yo estoy de acuerdo con López Obrador porque hay que pedir perdón. Pero, los países independientes nuestros, como Venezuela, Colombia, Argentina, México, etc, también deberían pedir perdón porque luego de la independencia continuó la persecución a los indígenas, igualito. Los países independientes siguieron maltratando a los indígenas. Todavía persiste el problema. Ese perdón debería ser de España, de otros países europeos y también de los países latinoamericanos, un perdón universal como lo dijo el Papa Francisco.

—Luis Hernández Navarro: Ese reino, responsable de la conquista de América no es el actual reino. Puede reivindicar de ese pasado, puede reivindicar una línea de continuidad, pero, como decía, España como tal no existía. Creo que es mucho más importante exigir relaciones justas hoy, el impedir que haya desplantes como el del rey Juan Carlos I con el presidente Hugo Chávez o como lo que hacen empresas como Repsol en América Latina. Impedir ese tipo de relaciones y de trato es mucho más importante que pedir perdón por un pasado que ya se fue, que ya no está, cuando el responsable de eso fue un ente, un sujeto político que no es el actual, por más que se quiera ver una línea de continuidad.

—El Gobierno español respondió esta carta y dijo que "no se puede tratar de juzgar lo que ocurrió hace 500 años con categorías del presente" y la entonces portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, dijo que "el revisionismo está fuera de lugar".

—Ronny Velásquez: Muchos españoles todavía no tienen consciencia, y yo lo siento muchísimo, del mal que hicieron a todos los pueblos de este continente: una destrucción total y absoluta.

—Muchos se preguntan ¿Por qué hablar de algo que pasó hace más de 500 años?

—Esteban Emilio Mosonyi: Porque la historia se repite. Todo lo que pasó ahí se está continuando. Si no aprendemos de la historia, la repetimos. Todas esas locuras, esas anomalías que pasaron hace 500 años la estamos repitiendo con creces porque ahora tenemos bombas atómicas. Si no queremos aprender del pasado, entonces aprendamos del presente, pero ni siquiera eso.

Lo cierto, es que América Latina sigue siendo un continente con "las venas abiertas", como lo definió Galeano, y que 528 años después del inicio de la conquista son cada vez más las voces que fuera y dentro de España reivindican que los 12 de octubre "no hay nada que celebrar".

 

*Alberto Rodríguez García

21 Setiembre 2020

RT

Más de 40 millones de desplazados y una crisis humanitaria mayor que todas las del siglo XX exceptuando la Segunda Guerra Mundial. Cientos de miles de millones invertidos en empezar guerras que parecen no terminar jamás. Libia, Somalia, Yemen, Siria, Irak, Afganistán y Filipinas son el decrépito retrato de la Guerra contra el Terror iniciada por George W. Bush tras los infames atentados del 11 de septiembre de 2001.

La guerra contra el terror más allá de la retórica petulante, de los discursos pomposos de quienes se creen con la autoridad para exportar su modo de vida a todo el mundo, nunca trató de hacer justicia o terminar con el terrorismo. Siempre fue una sucia guerra de venganza. Siempre fue la guerra de un sistema perverso contra el mundo.

19 años después, millones de personas han dejado de existir, fulminadas por las balas y explosiones de guerras estúpidas que jamás tuvieron el más mínimo ápice de rectitud ni moral. Y 19 años después, los Talibán siguen controlando la mayoría de Afganistán, preparando el terreno para su reconocimiento en el plano internacional como actores legítimos en las negociaciones de Doha celebradas estos días. Y 19 años después, el Frente Moro mantiene la violencia en Filipinas; debilitado únicamente por la educación como arma. Y 19 años después, el Estado Islámico ha arrasado Siria e Irak; un Estado Islámico germinado durante la ocupación estadounidense de Irak tras el derrocamiento de Saddam Hussein, hecho fuerte con el apoyo europeo y norteamericano a los rebeldes que intentaron acabar con el estado sirio de Bashar al-Assad. Y 19 años después, al-Qaeda, Estado Islámico y escisiones son cada día más fuertes en el Sahel. Y 19 años después, Ansar al-Sunna en Mozambique se ha propuesto conquistar Cabo Delgado; una de las regiones más ricas en recursos del país y con la mayor reserva de rubíes del mundo. Y 19 años después, al-Shabaab sigue poniendo en jaque el estado somalí. Y 19 años después…

La guerra contra el terror no consiste en erradicar ni la radicalización ni las causas de la misma, ni en estabilizar países y hacer que las sociedades avancen hacia mejores condiciones de vida. La guerra contra el terror consiste en matar, a menudo expoliando los recursos del país que toque destruir.

Miles de soldados norteamericanos están repartidos por Oriente Próximo, aunque cada vez son menos, a medida que perfeccionan matar a distancia, frente a una pantalla y con un dron. Pero a pesar de la proliferación de los ataques con drones, el hediondo rastro de muerte que deja consigo el terrorismo no deja de propagarse. Porque la guerra contra el terror no consiste en erradicar ni la radicalización ni las causas de la misma. Porque la guerra contra el terror para sus arquitectos desde Washington y Langley, no consiste en estabilizar países y hacer que las sociedades avancen hacia mejores condiciones de vida. La guerra contra el terror consiste en matar, a menudo expoliando los recursos del país que toque destruir.

Cuando declaró la guerra contra el terror, George W. Bush afirmó que desde entonces se estaría con o contra los EE.UU.; sin espacio para grises. Y en base a esa dicotomía de buenos y malos –justificada con mentiras como las armas de destrucción masiva de Irak– se destruyeron los regímenes que, independientemente de las opiniones que pueda suscitar cada uno en el lector, contenían la amenaza terrorista en el plano tanto local como regional como internacional.

Pero cuando los estados se debilitan, las organizaciones terroristas logran cubrir los vacíos y ganar fuerza. Los Hermanos Musulmanes, tras su aventura en Hama para instaurar un emirato islámico en 1982, quedaron casi completamente suprimidos en Siria. Una 'guerra contra el terror', muchas sanciones y millones de dólares y euros después, Idlib se convirtió en el mayor espacio seguro para al-Qaeda desde Afganistán. Saddam Hussein, a pesar de pasar más de una década en guerra –primero la guerra con Irán y después la primera guerra del Golfo– supo mantener la estabilidad en Irak. Una 'guerra contra el terror' después se creó el caldo de cultivo perfecto para el auge del Estado Islámico que llegó a tomar Mosul y convirtió Bagdad en objetivo de constantes ataques terroristas. El mismo Estado Islámico que el mismo año en el que Saddam Hussein fue derrocado, lejos de estos ser erradicados –recordemos, en el contexto de una supuesta guerra contra el terrorismo– empezaba el tercer y mayor genocidio del siglo XXI.

La guerra contra el terror es una farsa de cientos de miles de millones de dólares diseñada para mantener la industria bélica atiborrándose con dinero del contribuyente de norteamericano. Una farsa para destruir países y controlar gobiernos.

Pero siendo honestos, ¿quién puede esperar un ápice de moral y el más mínimo interés por la justicia y el fin del terror… por parte de los mismos que propugnan el terror? Ejercer el terrorismo no solo es poner bombas en nombre de un Dios o una ideología. Ejercer el terrorismo también son las detenciones aleatorias, las torturas en centros clandestinos, los crímenes de lesa humanidad contra población civil en ocasiones por puro entretenimiento… Y en este caso, EE.UU. es el principal protector de los terroristas, a quienes ampara sancionando –también amenazando– a quienquiera de la Corte Penal Internacional de la Haya que investigue los crímenes de guerra de oficiales norteamericanos en Afganistán. La única diferencia respecto a algunos grupos terroristas que maquillan sus métodos de barbarie con ideales rimbombantes, es que el estadounidense cuenta con un presupuesto billonario y a estas alturas ni siquiera necesita maquillarse.

La guerra contra el terror no es más que una farsa. Tal vez la mayor farsa que ha conocido nuestra generación. Es una farsa de cientos de miles de millones de dólares diseñada para mantener la industria bélica atiborrándose con dinero del contribuyente de norteamericano. Una farsa para destruir países y controlar gobiernos. Una farsa para en nombre de la paz, la seguridad y la vida, crear monstruos, sembrar odio y cosechar muerte.

*Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.

Redacción: Voz Amazónica

08 Seti. 2020

El Ministerio de Salud, empezó a utilizar la prueba molecular aplicada por un grupo de científicos del Instituto Nacional de Salud (INS) a fin de detectar de manera más rápida la COVID-19.

El equipo de especialistas está formado por: Óscar Escalante (jefe de equipo), Ítalo Gallesi, Paulo Simas y Ronnie Gavilán. Ellos adaptaron exitosamente técnica LAMP (amplificación isotérmica mediada en lazo) utilizada para detectar dengue y zika y consiguieron prueba molecular que entrega resultados en solo dos horas.

Ente sus ventajas están que su aplicación es más simple y rápida que los métodos de PCR tradicionales. Asimismo, tiene bajo costo (hasta tres veces menor a la prueba molecular actual), requiere laboratorios menos complejos, menor cantidad de equipos y personal de salud capacitado por el INS para la interpretación de resultados (con el método actual se requiere personal especializado en biología molecular).

Esta semana la prueba empezó a implementarse en la Dirección Regional de Salud (Diresa) del Callao y en los hospitales Nacional Hipólito Unanue y Guillermo Almenara. Asimismo, en la siguiente semana, se realizarán las pruebas en la Dirección Integrada de Salud (Diris) Lima Centro y el Hospital Nacional María Auxiliadora también empezarán a aplicar esta técnica. Posteriormente se extenderá a otros laboratorios de Lima y provincias (Cusco, Arequipa, Áncash, Madre de Dios y Pasco).

En total, la tecnología permitirá que cada establecimiento de salud tenga la capacidad para realizar 200 pruebas diarias, y un total de 6 mil pruebas mensuales.

Cabe indicar que la investigación del INS no es la única en curso para utilizar tecnología molecular en la detección del COVID-19. Los investigadores peruanos Mónica Pajuelo, Ricardo Antiparra, Edward Málaga, Pablo Tsukayama (Universidad Cayetano Heredia), Luis Saravia (BTS S.A.C), Mariana Leguía (Pontificia Universidad Católica) y Eduardo Juscamayta (INS) también desarrollan sus propios proyectos con apoyo financiero estatal y privado.

 

*Oswaldo de Rivero

Diario Uno

28 Julio 2020

El Worldmeter es un mecanismo estadístico que establece un ranking de los países más afectados por el Covid 19. El Perú figura en este ranking de 125 países, como el sexto país más in­fectado del mundo. Solo lo superan EEUU, Brasil, India, Rusia y Sudáfrica. Sin duda, el Gobierno quiso hacer lo mejor frente a la pandemia, pero cometió un gran error porque aplicó, sin ninguna mala intención, un modelo de contención de la pandemia que era para un país con un alto nivel de vida que no tiene la mayoría de los peruanos. No fue así un modelo de contención para un país que tiene todavía el 20% de la población en la extrema pobreza, un salario mínimo de tan solo 266 dólares y una actividad informal que abarca al 70% de la economía.

Tampoco se tuvo en cuenta que el Perú es un país con un alto Índice Gini de Desigualdad Social, que es precisamente el factor principal que hoy está agravando los contagios y causando más muertes en el mundo No es una coinci­dencia que los EEUU, Brasil, India, Rusia, y Sudáfrica y el Perú, que son países con gran desigualdad social, sean hoy los países con más contagios y muertes.

En el caso del Perú, el alto Índice Gini de desigual­dad social hizo que solo el 33% de la población pudie­ra con sus ingresos respeta la cuarentena El resto de los peruanos, que no tenían ingresos suficientes ni refri­geradora para almacenar ali­mentos perecibles, tuvieron que salir cada día a comprar, aglomerándose en los mer­cados y contagiándose en los mercados. El gobierno no se dio cuenta de los bajos ingresos de la población y que tan solo el 44% de los peruanos tiene refrigeradora. Tampoco, se dio cuenta que una gran cantidad de peruanos no tiene una cuenta corriente para que le depositen el Bono del Gobierno. Esto hizo que una gran cantidad de público se aglomerara en los Bancos y se contagiara.

Y encima de todo esto, se produjo la enorme emigración contagiosa de peruanos pro­vincianos pobres, que optaron por regresar a sus pueblos por no poder sostenerse económi­camente en Lima y en otras ciudades. Miles caminaron en grupos sin distancia social y también viajaron apretados en camiones, esparciendo el virus entre ellos y por los pueblos por donde pasaban. La pandemia Covid 19 está creando una crítica situación social que va a originar una gran inestabilidad política por todo el mundo. El Perú está ya en una situación social precaria que puede empeorar. Necesita por ello recurrir a la ayuda internacional, especí­ficamente a la Organización Mundial de Salud (OMS).Hace un mes, preparé una propuesta para pedir asistencia a la OMS y enfrentar así mejor la Pandemia, Envié esta pro­puesta a la Cancillería fue reci­bida positivamente, pero hasta ahora no he viste acción.

La propuesta consiste en pedir a la OMS que le propor­cione información al gobierno del Perú sobre cuáles son las condiciones científicas nece­sarias para abrir progresiva­mente una economía de un país con bajos ingresos y gran desigualdad social como el Perú. También, que la OMS le informe cuales ha sido las terapias más exitosas en el mundo para curar a los in­fectados. Y sobre todo sugerí que el Perú plantee ante la OMS que la vacuna sea un bien común, un patrimonio de toda la hu­manidad y no una mercancía cara de los grandes laborato­rios. El presidente de China Xi Jinping, en un mensaje al OMS, ha coincidido con este planteamiento.

Que la vacuna sea un bien común de toda la humanidad, no solo es un planteamiento ético sino también sanitario, porque la vacuna debe ser del más bajo costo posible porque si no muchos regiones y países pobres seguirán contagiados y el virus volverá a salir de allí para contagiar de nuevo a todo el planeta.  Para plantear que la vacuna sea un bien común global, el Perú puede obtener ahora el apoyo de China y de muchos países. Esta acción del Perú en la OMS, cualquie­ra que fuera su resultado, enaltecerá a la diplomacia peruana.

OPINIÓN

*«Diplomático de carrera, Embajador ha servido en Ginebra, Londres, Moscú. Su último cargo fue de Embajador Representante Permanente del Perú ante las  Naciones Unidas, donde representó al Perú ante  el Consejo de Seguridad. Es autor de las obras: “El Mito del Desarrollo” traducida al inglés, francés, portugués, árabe, turco  y japonés. También, “Los Estados Inviables” publicado en Madrid  y del “The Myth of Development and the Crisis of Civilization”,  publicado en inglés en  Londres y Nueva York.  Este último libro está siendo publicado en español  por el Fondo de Cultura Económica. Es autor de diversos ensayos sobre asuntos internacionales en Le Monde Diplomatique.»

Redaccion :Vpz Amazonica

09 Agosto 2020

Al menos tres indígenas Kukamas fallecieron producto de la represión policial durante una protesta en la sede del Lote 95 en la localidad de Bretaña, en Loreto. Así lo denunció la Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO). Mediante un comunicado, la entidad informó que además de los decesos, otras once personas resultaron heridas, entre ellas 7 graves y 4 leves.

Según indicaron, los manifestantes no tenían armas de fuego. Ellos acudieron con el objetivo de protestar por el abandono de las autoridades peruanas y petroleras ante la pandemia que afecta a cientos de pobladores, quienes no cuentan con medicinas ni tratamiento para combatir el coronavirus.

Esto ocurrio, en pleno Día de los pueblos indígenas, la ORPIO solicitó al Estado abrir un proceso de diálogo urgente

La organización advirtió que personal policial se estaría apersonando a la zona. En ese sentido, advirtieron que los reclamos continuarán, en protesta de la falta de apoyo de las entidades gubernamentales.

“Alertamos que en estos momentos (transcurso del 9 de agosto) la Fiscalía y la policía se está desplegando a la zona para que puedan quizás capturar o reprender con mayor fuerza. Así nos informan los líderes de las comunidades que están en esas zonas, los comuneros de Bretaña, de que ellos no se van a mover y se van a mantener firmes porque ahora, frente a la muerte, la protesta se va a endurecer. No solo la COVID-19, se esta llevando la vida de los hermanos indígenas, sino la represión por reclamar salud pública en las comunidades olvidadas por el Gobierno Central”, se lee en el comunicado.

“Al no llegar a un acuerdo, los pobladores habrían realizado disparos impactando uno de los proyectiles en un efectivo policial, produciéndose un enfrentamiento. Como consecuencia de ello, seis efectivos policiales resultaron heridos y dos pobladores, aún sin identificar, fallecieron”, se lee en comunicado.

Agregaron que los miembros de la PNP actuaron para “salvaguardar la integridad de la población”. Asimismo, anunciaron que representantes de la institución vienen viajando hacia la zona.

“En todo momento, la Policía Nacional actuó con la finalidad de salvaguardar la integridad de la población y de los trabajadores de la empresa. Durante todo el desarrollo de los hechos estuvo presente una representante del Ministerio Público”, mencionan.

Por su parte, Petrotal anunció la paralización total de operaciones en el Lote 95 en Loreto, debido a las medidas de fuerza registradas en sus instalaciones.

 

Redacción: Voz Amazónica

06 Agosto 2020

Nuestro país cada vez parece ser más golpeado por el nuevo coronavirus. Ayer  se batió otro récord: en solo 24 horas hubo 221 decesos reportados por el Ministerio de Salud (Minsa). Esta es la cifra más alta de la pandemia en el Perú y no se veía una así desde el 11 de junio pasado, cuando se registraron 206 fallecimientos.

De la misma manera, del reporte oficial del Minsa se conoció que en solo un día se inscribieron 7.734 casos de Covid-19, lo que representa que el promedio de julio (alrededor de 4 mil) aumentó.

A la fecha, hay 447.624 casos y 20.228 defunciones oficiales en el país. Según el Centro Johns Hopkins de Ciencia e Ingeniería de Sistemas, el Perú es el sétimo país del mundo y el tercero de las Américas con más contagios por el SARS-CoV-2. La lista global es liderada por Estados Unidos, Brasil e India

Asimismo, a nivel de decesos, el Perú ocupa el noveno puesto, solo teniendo en cuenta las 20.228 muertes oficiales; no obstante, escalaría al quinto lugar si se consideran los sospechosos que han sido reconocidos por la propia ministra de Salud, Pilar Mazzetti. Ella habló de un total de 43 mil personas que han perdido la vida en este tiempo, de las cuales la mayoría sería por Covid-19.

Al igual que la lista mundial de contagios, la de decesos también es liderada por Estados Unidos y Brasil. El tercer y cuarto puesto lo ocupan México y Reino Unido.

 

RT

01 Agosto 2020

La vacunación masiva entre la población está prevista para octubre, anunció el ministro ruso de Salud.

Mijaíl Murashko, ministro de Salud de Rusia, ha confirmado que se completó la fase de ensayos clínicos de la vacuna elaborada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya en conjunto con el Ministerio de Defensa ruso. Ahora se está preparando el paquete de documentos necesarios para registrar el medicamento.

Una vez obtenga el certificado de registro, la vacuna empezará a suministrarse entre la población. Los primeros en vacunarse serán los integrantes de colectivos especiales como médicos y maestros. "Habrá más observaciones de pacientes vacunados", explicó Murashko, quien agregó que la vacunación masiva está prevista para octubre.

El Ministerio de Defensa enfatizó que los resultados de los ensayos muestran inequívocamente el desarrollo de una respuesta inmune en todos los voluntarios, sin efectos secundarios, complicaciones o reacciones no deseadas.

El ministro de Salud también dijo que otra vacuna, desarrollada por el Centro Estatal de Investigación en Virología y Biotecnología Véktor en Novosibirsk, está siendo sometida a ensayos clínicos.  

La semana pasada, el primer ministro de Rusia, Mijáil Mishustin, anunció que en el país 17 organizaciones científicas están desarrollando más de 25 vacunas distintas contra el nuevo coronavirus. Hasta el momento, Rusia ha contabilizado 845.443 casos positivos y 14.058 decesos por covid-19.

 

Página 1 de 16
Ad Sidebar
© 2020 Voz Amazonica Radio All Rights Reserved. Designed By madrededios.com.pe